Aportes al debate

 LEY N° 17.823 Código de la Niñez y la Adolescencia. 

Legislación vigente en el Uruguay sobre la Niñez y la Adolescencia

Centro de Respuesta a Incidentes de Seguridad Informática del Uruguay

“Seguro te conectás” es una campaña de difusión orientada a sensibilizar a los usuarios de internet y dispositivos digitales. El objetivo es propiciar un vínculo responsable entre el ciudadano e internet y busca educar a los ciudadanos acerca de los riesgos que puede generar el mal uso de las herramientas informáticas e internet brindando a su vez recomendaciones y buenas prácticas relacionadas con la ciberseguridad.

Fundación Telefónica Uruguay

Disponible una serie de publicaciones referentes a la cultura digital

Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado – España

El acceso a la tecnología cada vez supone menos un problema y se puede centrar el foco en el estudio de los conocimientos, habilidades y actitudes que debe desarrollar un ciudadano para ser considerado digitalmente competente.

Universo UP – Revista digital de la universidad de Padres online

Articulo denominado “Las redes sociales y los adolescentes”

Las redes sociales no son ni  buenas ni malas, todo depende de cómo se utilicen. Por ello, tenemos que educar a los adolescentes para que las utilicen de manera inteligente, saludable y que influya positivamente.

Guía para uso de redes sociales por niños, niñas y adolescentes.

¡Los defensores digitales han llegado para auxiliar a niños y niñas a proteger su privacidad! así presentan su guía para proteger la privacidad en SONTUSDATOS.ORG

Entrevista a Guilherme Canela

La cuestión central de todas las poblaciones es que todavía no hay datos suficientes para llegar a conclusiones fuertes, el Internet es un fenómeno muy reciente, pero sí pueden percibirse tendencias tanto positivas como negativas en el uso de las redes sociales por parte de adolescentes.

Una tendencia preocupante es que las escuelas siguen ignorando este fenómeno, este medio sigue siendo usado como algo instrumental o pedagógico y no como educación para las TIC. Las escuelas deben incorporar la “alfabetización informacional”, para permitirles a los adolescentes entender las reglas del juego del mundo y así hacer un uso adecuado de las redes sociales (capacidad de saber cuándo y por qué necesita información, donde encontrarla, y cómo evaluarla, utilizarla y comunicarla de manera ética).

Los adolescentes de estos días son nativos digitales pero eso no quiere decir que nazcan y tengan las herramientas conceptuales para tener una relación autónoma y empoderada para el uso de las redes sociales. Es por esto que las escuelas deben no solo usar estas herramientas con fin pedagógico, sino que deben educar para su uso adecuado.

Entrevista Dra. Patricia Díaz

La realidad de los menores en las redes sociales debe pensarse desde tres puntos de vistas. Por un lado, desde la protección de su privacidad, como resguardo de lo privado. Por otro lado, es posible abordar la protección de los datos personales de esos menores, y por último, hay que pensar al fenómeno desde la libertad de expresión. Ese equilibrio entre estos tres elementos, que seguramente es muy delicado, es el que se necesita para legislar en la temática.

En nuestra legislación nacional, el menor necesita de sus padres para disponer sobre sus datos personales, pero la realidad nos evidencia otra cosa: son los menores los que aprueban y desaprueban en las redes sociales. En ese sentido, la realidad es mucho más rica que la propia norma.

Uruguay está regulando este fenómeno en el mismo sentido que lo está haciendo la mayor parte del mundo: la autogestión de la información basada en el libre consentimiento previo e informado. Así es que para brindar datos personales, teniendo por tal cualquier elemento que te identifique directamente o indirectamente, se necesita autorización previa. Pero en esa lógica es necesario preguntarse si ese libre consentimiento es una ficción jurídica. Pensemos en un menor, tiene que leer los términos de condiciones, luego entenderlos, comprenderlos, para recién entonces, pasar a tomar una decisión. Los estudios sociales dicen que la gente no está preparada para entender algunos fenómenos como el big data. Y de aquí nace el dilema del consentimiento, donde a los problemas cognitivos es pertinente adicionarle las cuestiones vinculadas a la privacidad en una mirada abstracta, esto es, la proyección de las consecuencias de cada uno de los actos. La decisión que tomamos en cada uno de los datos que compartimos en la red nos genera un problema de escala y agregación: los pequeños datos generan una huella a futuro que nos lleva a preguntarnos ¿qué pasa con eso?

En lo que respecta a las herramientas que nos brinda nuestra legislación, tenemos diferentes derechos, como por ejemplo a la rectificación o supresión, pero más allá de que estos mecanismos están, todos sabemos que una vez que el video se viralizó no hay mecanismos legales que amparen en un 100% los derechos del individuo, porque la ley está doscientos pasos más atrás que la tecnología.

Estas dos miradas de la privacidad opuestas en su concepción, oscilan desde una lógica de la autogestión de la información, donde cada individuo es responsable de gestionarse la información, hacia una mirada más paternalista del asunto que tiende a prohibir determinados modelos de negocios, a prohibir soluciones tecnológicas. Claramente, esta última es una visión sumamente limitacionista de la libertad personal.

Hoy se habla de autogestión controlada, basada en el previo consentimiento, pero determinando los casos de mayor riesgo donde deben generarse políticas, no solamente pensando en el control. En Europa se han hecho inspecciones sectoriales sobre determinados asuntos, como el cloud computing. Esos ámbitos de mayor riesgo necesitan de la presencia del Estado en la conscientización y sensibilización del fenómeno.

Entrevista a Facundo Ponce de León

Entrevista a Facundo Ponce de León, filósofo y comunicador una mirada distinta de reflexión sobre los espacios públicos y privados que se generan en las redes.

“la caída de Facebook (entre los jóvenes) y el auge de Snapchat y lo que es realmente importante filosóficamente en materia del cambio de comportamiento es la memoria. Facebook está construido sobre la memoria clásica (…) y Snapchat está construido para no dejar rastro, para ser borrado, entonces (…) la nueva adolescencia tiene un uso de las redes todavía más efímero…

Esta idea de que uno es más auténtico cuando más saca para afuera su intimidad, tiene su corolario en las redes sociales que es lo que hace que quizá se compartan cosas íntimas, no solo íntimas del punto de vista
corporal, también del punto de vista de decirle a un hermano, tu pareja, o tu familia que lo querés a través del muro de  Facebook o de las redes sociales…”

Aporte de un adolescente

Como contribución al debate recibimos el trabajo final de filosofía de un adolescente liceal de 18 años, de la Ciudad de Montevideo, el cual compartimos con agrado

Catarsis virtuales: cuando los problemas se comparten (El País)

Las redes sociales han ido borrando la frontera entre lo público y lo privado. De esta forma, cada vez más ofician como un espacio que asegura que alguien más “escuche” y “apoye” opiniones o dificultades.

Comentarios